Adopta un Jerbo

18,00

1 disponibles

Comportamiento del Jerbo

El jerbo es muy dado a actividades como comer y cavar, así que se puede incluir un pedazo de tronco en la jaula para que se entretenga. Sus uñas y su dentadura están en constante crecimiento, por lo que es importante seleccionar una “casa” que sea lo suficientemente resistente y protegida para que no pueda escaparse si ruñe o araña.

Para quien aprecie el silencio el jerbo resulta un buen compañero, pues suele hacer muy poco ruido. Si se le escucha “alborotado”, es porque intenta llamar la atención de su dueño. Tal vez quiera distraerse y jugar un rato.

Alimentación del Jerbo

El forraje mezclado, exclusivo para jerbos, es lo más indicado para alimentarlo. A manera de complemento, se le puede sumar algún gusano vivo. Muy ocasionalmente se le puede proveer de huevos cocidos, galleta para cachorros, frutas y verduras. Las más aconsejables son la zanahoria y la manzana, pero solo dos veces a la semana. No es prudente el suministro de maníes, hojas o fruto de girasol porque puede acarrearle sobrepeso.

Preparación de su Hogar

La base o piso debe estar cubierta de arena, aserrín y forraje. Asimismo, se pueden diseminar ciertas rocas con apariencia irregular o una raíz. De esto modo, tendrá suficientes cosas para divertirse. Un sistema de suministro de agua no estaría demás.

Semanalmente se debe limpiar la superficie. Si hay restos de alimento se deben recoger a diario.

Una revisión veterinaria una vez al año le servirá para prevenir problemas de piel, patologías parasitarias, daños oculares y fracturas.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Adopta un Jerbo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
Tu carrito
  • No products in the cart.